Gases protectores en la soldadura: ¿Cuáles son y para qué sirven?

Tabla de contenidos

Gases protectores en la soldadura: ¿Cuáles son y para qué sirven?

La soldadura es un proceso crucial en la fabricación y construcción de una variedad de productos, desde automóviles hasta estructuras metálicas. Para garantizar soldaduras de alta calidad, las soldadoras láser utilizan diversos métodos y tecnologías, y uno de los aspectos fundamentales es el uso de gases protectores.

Estos gases desempeñan un papel crucial en el éxito del proceso de soldadura, asegurando la integridad de la unión y la durabilidad de la soldadura.

Sin embargo, no todos los gases protectores en la soldadura sirven para todos los procesos o para todos los tipos de soldadoras. Es por eso que en este artículo hablaremos de los gases protectores en la soldadura, sus tipos y sus aplicaciones específicas.

¿Qué son los gases protectores en la soldadura?

Los gases protectores en la soldadura son sustancias utilizadas para crear un entorno controlado alrededor del arco de soldadura y la zona de fusión. Este entorno protege el metal fundido de la contaminación atmosférica, evitando la formación de óxidos y otros defectos en la soldadura.

En ese sentido, la selección del gas protector adecuado depende del tipo de metal base, el proceso de soldadura y las condiciones específicas de la aplicación.

Tipos de gases protectores en la soldadura

Existen diferentes tipos de gases para realizar un trabajo de soldadura profesional, a continuación te explicamos cuáles son cada uno de ellos así como las características que los distinguen.

1.- Argón

El argón es uno de los gases protectores más comunes en la soldadura. Utilizándose en soldadoras MIG, en procesos como la soldadura de arco de metal con gas (GMAW) y en la soldadura de tungsteno con gas (GTAW).

Una característica importante del argón es que proporciona una atmósfera inerte que protege el metal fundido de la contaminación atmosférica.

2.- Dióxido de carbono (CO2)

El CO2 es otro gas protector que se utiliza en la soldadura, especialmente en el proceso de soldadura por arco de metal con gas (GMAW).

Aunque es menos costoso que el argón, el CO2 puede provocar mayor salpicadura y generar una soldadura menos limpia. Sin embargo, su uso es común en aplicaciones industriales.

3.- Helio

El Helio se utiliza en combinación con otros gases protectores o sólo en procesos de soldadura específicos.

Proporciona una mayor penetración en comparación con el argón, lo que lo hace adecuado para soldaduras más profundas, utilizándose en una amplia gama de soldadoras, como las soldadoras TIG.

4.- Mezclas de gases

Muchas aplicaciones de soldadura requieren mezclas personalizadas de gases protectores. Dichas mezclas pueden incluir argón, helio, dióxido de carbono o bien otros gases, en proporciones específicas, para satisfacer las necesidades de la soldadura particular.

Esta característica, aunado a la capacidad de las soldadoras multiprocesos, contribuye a la flexibilidad que las soldadoras láser aportan a los procesos actuales de manufactura y diseño.

Aplicaciones Específicas de los Gases Protectores

Como lo mencionamos anteriormente, cada uno de los gases protectores cuenta con aplicaciones específicas a la hora de trabajar en la soldadura de metales. Te explicaremos, por lo tanto, cuáles son los gases que requieren los siguientes tipos de soldadura para ofrecer resultados óptimos:

Soldadura de acero al carbono: Realizada usualmente con soldadoras Stick, emplea una mezcla de argón y dióxido de carbono para garantizar una soldadura limpia y evitar la formación de óxidos en la zona de fusión.

Soldadura de acero inoxidable: El argón se utiliza comúnmente en la soldadura de acero inoxidable debido a su capacidad para proteger el metal fundido sin afectar sus propiedades.

Soldadura de aluminio: La soldadura de aluminio a menudo requiere una mezcla de argón y helio para lograr la penetración adecuada, logrando evitar también la formación de óxidos en la soldadura.

Soldadura de aleaciones específicas: Diferentes aleaciones pueden requerir gases protectores específicos para garantizar soldaduras de alta calidad y duraderas.

En este sentido, si estás buscando una soldadora, evalúa si necesitas responder a una diversidad de operaciones y procesos que se adapten a diferentes materiales. Ya que si éste es el caso, lo más probable es que tengas que recurrir a una soldadora multiproceso.

¿Qué considerar para utilizar gases protectores en soldadura?

  1. Tipo de Soldadura: Cada proceso de soldadura puede requerir un gas protector específico. Es esencial comprender el tipo de soldadura que se está llevando a cabo para seleccionar el gas adecuado.
  2. Metal Base: La composición del metal base influye en la elección del gas protector. Algunos metales pueden ser más sensibles a la contaminación atmosférica que otros, por lo que es vital conocer estas características.
  3. Aplicación Específica: Las condiciones específicas de la aplicación, como la posición de soldadura y la necesidad de penetración, también son factores determinantes en la elección del gas protector.

Los gases protectores desempeñan un papel importante en el éxito de los procesos de soldadura al crear un entorno controlado y protector alrededor del arco de soldadura. La elección cuidadosa del gas protector según el tipo de metal y el proceso de soldadura contribuye significativamente a la calidad y durabilidad de las soldaduras.

Los avances continuos en la tecnología de soldadura y la investigación sobre gases protectores prometen mejorar aún más la eficiencia y calidad de este proceso fundamental en la fabricación y construcción modernas.

¿Quieres saber más de soldadoras láser? Contáctanos, en Ronch tenemos soldadoras para todo tipo de industria, necesidades y proyectos.

Síguenos y descubre más beneficios de las soldadoras láser en México y el mundo.

Deja una respuesta

Más información