Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Cuándo usar soldadura stick o electrodo revestido

Tabla de contenidos

Cuándo usar soldadura stick o electrodo revestido

El mundo de la soldadura es vasto e interesante, las herramientas e insumos que se emplean pueden variar según las necesidades del usuario e incluso de sus técnicas de trabajo.

En otros artículos de nuestro sitio web, puedes encontrar información sobre los diversos tipos de soldadoras, pasando por las de última generación como lo son las soldadoras láser hasta las más industriales y automatizables, como las soldadoras MIG.

En el caso de este artículo nos centraremos en la conocida soldadura stick, también conocida como soldadura de electrodo revestido. Evaluaremos cuáles son los casos idóneos para escogerla y algunas especificaciones sobre su uso, acompáñanos.

¿Qué es la soldadura stick?

Las soldadoras Stick (del inglés “varilla”) también llamadas en español como soldaduras de electrodo revestido, son aquellas que, como su nombre lo indica, utilizan una varilla de metal recubierta.

En el caso de este tipo de soldadura, al igual que con otras, el proceso consiste en crear un arco eléctrico entre el electrodo y las piezas metálicas que serán unidas. La máquina de soldar, por su parte, induce energía eléctrica de amperaje modulado, para crear calor y así fundir las piezas de metal con el material de aporte del que está elaborado el electrodo.

A diferencia de las soldadoras TIG y MIG que utilizan gases inertes como el argón para desplazar el oxígeno del área de soldadura, el electrodo viene revestido con un recubrimiento de sales minerales que al calentarse protege el cordón de soldadura a los segundos que éste ha sido creado, de allí recibe el nombre de “electrodo revestido”.

Características de los electrodos

De manera general, los electrodos por su longitud permiten hacer cordones de soldadura cortos de 8 a 10 cm por varilla aproximadamente.

Grosor

El grosor de los electrodos revestidos para soldadura varía de forma proporcional al grosor de los metales a unir, es decir, si vas a soldar dos placas de acero de 1 ⁄ 4 de pulgada, deberías usar electrodos de la misma medida. Según el grosor, normalmente estos se comercializan por 3 ⁄ 16, 5 ⁄ 32, 1 ⁄ 8 y 1 ⁄ 4 de pulgada.

Nomenclatura

Además del grosor, los electrodos recubiertos manejan una nomenclatura basada en 3 indicadores:

  1. Resistencia mecánica, es decir, qué capacidad soporta ese material en libras por pulgada cuadrada (PSI).
  2. Capacidad de penetración según la posición de soldeo.
  3. Tipo de recubrimiento del electrodo, es decir, qué químicos contiene dicho revestimiento.

Tomando en cuenta estos indicadores, un electrodo recubierto E-6010 soporta 60 mil libras por pulgada cuadrada (60 KSI), se puede usar con todo tipo de posiciones (1) y tiene un recubrimiento celulósico (0), es decir, que tiene una baja reacción de chispa al momento de soldar.

¿En qué casos usar la soldadura stick?

Como ya lo dijimos, el alcance de soldadura de un solo electrodo es corto, contrario a la soldadura con microalambre que permite realizar cordones del tamaño deseado, la soldadura Stick tendrá entonces otros usos según sus características, entre ellos están:

1.- Uso doméstico

En la herrería doméstica y comercial a baja escala es muy común el uso de estas soldadoras. Para estos casos los cordones cortos, aunque son menos eficientes, resultan más baratas que la soldadura MIG por el uso de los tanques de gas argón y las alimentadoras de microalambre.

Si bien existen soldadoras multiproceso que realizan ambos tipos de soldadura, la mayoría de proyectos domésticos buscan reducir costos tanto en la inversión de las máquinas de soldar como en los insumos.

2.- Mantenimiento de emergencia

Debido a su portabilidad y la capacidad de operar en diversas condiciones, la soldadura con electrodo revestido es a menudo utilizada en situaciones de emergencia o en lugares remotos donde es muy complicado disponer, por ejemplo, de los insumos necesarios para una soldadura MIG o TIG.

3.- Uso al aire libre o en posiciones poco habituales

Dado que el proceso de soldadura con electrodo revestido no requiere un gas de protección adicional (como en el caso de la soldadura MIG o TIG), es adecuado para trabajos al aire libre donde las condiciones ambientales pueden ser más difíciles de controlar.

Asimismo, con este tipo de soldadura se pueden realizar uniones en diversas posiciones, incluyendo la soldadura en posición vertical y sobrecabeza. Esto la hace útil en situaciones donde la gravedad afecta la soldadura.

En cualquier caso donde se utilice la soldadura stick es importante considerar que el material de recubrimiento siempre deja un residuo producto de la combustión de los químicos que protegen la soldadura.

No obstante, usando el amperaje correcto, una velocidad de desplazamiento del electrodo adecuada, así como el uso de una distancia proporcional al grosor del electrodo entre la superficie de metal y la varilla, dicho residuo, conocido como escoria, se podrá desprender fácilmente del cordón dejando una soldadura prolija.

Ahora que ya conoces todas las características de la soldadura stick y cómo éstas pueden ser más convenientes para ciertas situaciones, no dudes en elegir una soldadora de este tipo para tus proyectos domésticos. Encuentra en nuestra tienda una variedad de productos de alta calidad y suscríbete a nuestro blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más información

Abrir chat
Ronch México
¡Hola! ¿Cómo podemos ayudarte?