Técnicas de soldadura MIG

Tabla de contenidos

Técnicas de soldadura MIG

Como ya hemos mencionado en artículos anteriores, la soldadura MIG, también conocida como Metal Inert Gas, es un método de soldadura que utiliza un electrodo de alambre alimentado continuamente y un gas de protección para lograr uniones metálicas sólidas. 

Esta técnica de soldadura se destaca por su velocidad y eficiencia, siendo  el proceso preferido para la automatización, así como también es ideal para trabajos que involucran grandes volúmenes de metal. 

Además, es altamente versátil, por lo que una soldadora MIG se puede utilizar para trabajar con distintos tipos de metales, incluyendo acero, acero inoxidable y aluminio.

Por esta razón, en este apartado, te compartiremos información acerca de las diferentes técnicas de soldadura MIG, así como también las ventajas de su implementación.

Técnicas de soldadura MIG

En primera instancia, es importante conocer con plenitud la técnica de soldadura que estás implementando, ya que de esto dependerá la calidad de tus trabajos, así  como también el cuidado y la optimización de tu soldadora MIG:

1.- Elección del alambre y gas de protección adecuado

El primer paso hacia la implementación de la soldadura MIG de manera exitosa, es la selección del alambre y el gas de protección adecuados. Dicha elección dependerá del material que estés utilizando.

 Asimismo, los gases de protección son un factor elemental para el uso de la soldadura MIG para generar soldaduras eficientes y libres de impurezas, así como la eliminación de la constante interrupción y la sustitución de electrodos, lo que es propio de la soldadura de arco revestido.

Aunque el gas inerte de protección a usar depende del material a soldar, tanto en Europa como en Estados Unidos el más usado es Argón.

2.- Configuración del voltaje y velocidad de alimentación del alambre

La configuración del voltaje y la velocidad de alimentación del alambre es crucial para lograr una soldadura de calidad, por lo que, como en el punto anterior, estos ajustes variarán en función del tipo de metal y el grosor del material.

Puedes iniciar tu proceso de soldadura configurada en parte con las recomendaciones que vienen incluidas en el manual de tu máquina y, si es necesario, puedes realizar ajustes para optimizar el proceso.

3.- Ángulo correcto de la pistola

El ángulo de la pistola de la soldadora MIG es un factor importante en la calidad de la soldadura. Debes mantener la pistola en un ángulo adecuado dependiendo del tipo de trabajo que vayas a realizar, es decir, según la unión de los metales que quieras soldar, es el ángulo que debes adaptar para lograr una penetración óptima y una unión fuerte:

  • Soldadura en ángulo: Une dos piezas metálicas en un ángulo con movimientos zigzag y velocidad constante.
  • Soldadura en filete: Une dos piezas metálicas en un ángulo recto con movimientos circulares y distancia constante.
  • Soldadura a tope: Une dos piezas metálicas en una junta de tope con movimientos a lo largo de la unión y distancia constante.
  • Soldadura de relleno: Agrega material de soldadura a una unión existente con movimientos sobre la junta y distancia constante.

4.- Movimiento constante

Durante el proceso de soldadura, es de vital importancia mantener un ritmo constante al mover la pistola a lo largo de la unión de soldadura, ya que esto garantizará la creación de un cordón de soldadura uniforme y consistente.

De esta manera, el mantener un ritmo estable, donde el soldador controla con precisión la velocidad de avance y la aplicación del material de soldadura, tiene como consecuencia una unión más fuerte y confiable entre las piezas metálicas y esto, a su vez, mejora la estética del trabajo.

5.- Observación del charco de soldadura

Mientras se realiza el proceso de soldadura, es importante observar el charco que se forma con el material fundido. Este debe mostrar un color brillante y reluciente. Si se percibe que el charco es demasiado oscuro o claro, se deberá realizar ajustes en el voltaje y la velocidad de alimentación del alambre para obtener resultados óptimos.

Cómo se aplica la soldadura MIG

Una de las características notables de la soldadura MIG, es su capacidad para funcionar en dos modos: semiautomático y automático. Cada uno de dichos procesos tiene sus propias ventajas y aplicaciones:

Proceso semiautomático

La soldadura MIG semiautomática implica una mayor participación humana en el proceso, por lo que es una opción popular en aplicaciones que requieren flexibilidad y adaptabilidad. En este proceso, un soldador controla la pistola y regula los parámetros de soldadura, como la velocidad de alimentación del alambre y el voltaje. Una manera de transportar la antorcha de forma segura sería con el uso de lo que se conoce como tortuga o rana de soldadura.

Ventajas del proceso semiautomático de la soldadura MIG

  • Versatilidad: Puede adaptarse a una amplia gama de aplicaciones y proyectos, desde la fabricación hasta el bricolaje.
  • Control humano: Permite que el soldador ajuste y adapte el proceso de soldadura en tiempo real, lo que es fundamental en proyectos personalizados.
  • Aprendizaje y desarrollo de habilidades: La soldadura MIG semiautomática es una excelente opción para los principiantes que desean aprender y mejorar sus habilidades en soldadura.

Proceso automático

Por otro lado, en la soldadura MIG automática, el proceso se lleva a cabo, como su nombre lo indica, con un alto grado de automatización, para esto, se utilizan robots con soldadoras MIG automatizadas, que son programables y controladas por computadora. 

Estas máquinas son ideales para aplicaciones industriales de alta producción, donde se requiere una soldadura continua y repetitiva.

Ventajas del proceso automático de la soldadura MIG

  • Alta velocidad y eficiencia: Las máquinas automatizadas pueden soldar a una velocidad constante, lo que es ideal para la producción en masa.
  • Consistencia: La soldadura automática proporciona soldaduras de alta calidad y consistencia, ya que está libre de errores humanos.
  • Ahorro de mano de obra: Requiere menos intervención humana, lo que reduce los costos laborales en aplicaciones de alta producción.
  • Control preciso: Las máquinas automatizadas permiten un control preciso sobre los parámetros de soldadura, lo que resulta en soldaduras uniformes y de alta calidad.

Recuerda que con práctica y el dominio de estas técnicas y consejos, podrás perfeccionar tus habilidades en soldadura MIG y realizar uniones metálicas de calidad profesional.

Por otra parte, asegúrate de priorizar la seguridad en todo momento y seguir las mejores prácticas para obtener resultados óptimos en tus proyectos de soldadura. Si la información te pareció útil, compártela en tus redes sociales para que más personas sepan las técnicas de soldadura MIG. ¡Gracias por leer!

Deja una respuesta

Más información